0

¿Volverán los desequilibrios globales?

BEIJING – Los futuros libros de historia, dependiendo de quién los escriba, adoptarán uno de dos enfoques para determinar la responsabilidad de la actual crisis económica y financiera.

Un enfoque será culpar la laxitud de las normativas, la política monetaria complaciente y el nivel de ahorro inadecuado en los Estados Unidos. El otro, que ya está siendo promovido por funcionarios estadounidenses actuales y pasados, como Ben Bernanke y Alan Greenspan, culpará a la inmensa reserva de liquidez generada por países con altos niveles de ahorro del Este Asiático y el Oriente Medio. Toda esa liquidez, argumentarán, tenía que ir a algún lugar. Su destino lógico era el país con los mercados financieros mejor desarrollados, Estados Unidos, donde elevó los precios de los activos a alturas insostenibles.