Tuesday, October 21, 2014
9

Los centristas no consiguen afianzarse

WASHINGTON – En la mayoría de las democracias avanzadas, un gran partido de centro derecha compite con una gran partido de centro izquierda. Naturalmente, el grado en que un sistema electoral favorezca a los grandes partidos –imponiendo importantes mínimos de votos populares para entrar en el Parlamento o mediante circunscripciones en las que el ganador consigue todos los diputados correspondientes a ellas– afecta el grado de fragmentación política, pero, en general, las democracias desarrolladas se caracterizan por la competencia entre partidos grandes de centro izquierda y de centro derecha. Entonces, ¿qué pueden hacer centristas auténticos como Mario Monti, el respetado Primer Ministro tecnocrático de Italia?

Desde luego, las lealtades regionales y étnicas desempeñan un papel mayor en algunos lugares de Europa –por ejemplo, Escocia, Bélgica y Cataluña–, pero mucho más aún en los países en ascenso, donde las divisiones políticas reflejan también circunstancias poscoloniales concretas y con frecuencia la herencia del gobierno de un solo partido. Aun así, incluso en las democracias “con un mercado en ascenso”, como, por ejemplo, Chile, México, Corea del Sur y la India, la división derecha-izquierda desempeña un papel importante, mientras que los que reivindican el centro político siguen siendo por lo general débiles.

Los Liberales Demócratas británicos, por ejemplo, han intentado durante decenios llegar a ser un tercer partido centrista fuerte sin conseguirlo. Aunque el vocabulario político en los Estados Unidos es diferente, el Partido Demócrata, desde la presidencia de Frankin Roosevelt, es en verdad una fuerza de centro izquierda, el Partido Republicano ocupa la derecha y no existe ningún otro partido importante.

En Francia y Alemania, hay más fragmentación. La política sigue dominada por un gran partido de centro izquierda y un gran partido de centro derecha, pero grupos más pequeños –unos reivindican el centro y otros la extrema derecha y la extrema izquierda– compiten con ellos en grados diversos. En algunos países, los “Verdes” tienen su propia identidad, cercana a la izquierda, pero, pese a los notables avances logrados en Alemania, siguen sin lograr el tamaño electoral de los grandes partidos de centro derecha y centro izquierda.

En España, Portugal, Grecia, Turquía y los países nórdicos existen variaciones de esa estructura básica. La situación es particularmente interesante en Italia, donde Monti, tras decidir presentarse a las próximas elecciones generales, ha tenido que situarse en la derecha (cosa que indicó al asistir a una congregación de los dirigentes de los partidos de centro derecha de Europa). Ahora el ex Primer Ministro Silvio Berlusconi y él se disputan el espacio de la derecha y las encuestas conceden la mayoría al Partido Democrático, de centro izquierda.

Entre los planteamientos de los imperativos económicos y sociales del centro derecha y del centro izquierda hay al menos cuatro diferencias económicas. La derecha tiene más confianza en los mercados para la asignación de recursos y brindar incentivos apropiados, prefiere el consumo privado a los bienes públicos, le preocupa poco la desigualdad económica y suele ser más nacionalista y menos optimista sobre la cooperación internacional.

En cambio, la izquierda cree que los mercados, en particular los mercados financieros, necesitan una considerable regulación y supervisión estatales para funcionar bien, concede más importancia a los bienes públicos (por ejemplo, los parques, un medio ambiente limpio y los sistemas de transportes públicos de viajeros en gran escala), pretende reducir la desigualdad económica, por considerar que socava la democracia y la sensación de equidad que es importante para el bienestar, y está más dispuesta a recurrir a la cooperación internacional como medio de garantizar la paz y proporcionar bienes públicos mundiales, como, por ejemplo, la protección climática.

Cuando examinamos las políticas económicas reales, tal como han evolucionado a lo largo de decenios, vemos que siempre combinan elementos de centro derecha y de centro izquierda. Las repetidas crisis financieras han atemperado la fe de la derecha en los mercados no regulados, mientras que la izquierda se ha vuelto más realista y prudente respecto de la planificación estatal y los procesos burocráticos. Asimismo, la alternativa entre los “bienes” de consumo privado y los de consumo público con frecuencia está desdibujada, pues los políticos suelen reforzar la comprensible tendencia de los ciudadanos a exigir bienes públicos y al tiempo rechazar los impuestos necesarios para pagarlos.

Como la desigualdad de ingresos ha aumentado –espectacularmente en algunos países, como, por ejemplo, los Estados Unidos–, está ocupando el primer plano del debate y reforzando la división tradicional. No obstante, el centro derecha y el centro izquierda discuten sobre el grado de redistribución, no sobre la necesidad de cierta progresividad en los impuestos y las transferencias. Las dos convienen también en la necesidad de la cooperación internacional en un mundo cada vez más interdependiente y sus diferencias se refieren principalmente a la magnitud del gasto que se le debe dedicar.

Así, pues, en vista de que las diferencias en las políticas, tal como se aplican, han pasado a ser en gran medida una cuestión de grados, ¿por qué siguen siendo débiles los partidos centristas? ¿Por qué no han conseguido unir a los moderados de los dos lados de la división ideológica?

Una razón es la de que sólo una minoría de la población es políticamente activa. Los miembros activos de los partidos profesan opiniones ideológicamente más coherentes –y con mayor contundencia– que la mayoría de quienes están menos políticamente comprometidos, por lo que los activistas disfrutan de una influencia desproporcionada en el proceso político. Al fin y al cabo, la difusión de ideas y propuestas de políticas más matizadas resulta relativamente difícil de lograr con la suficiente eficacia para inspirar un apoyo popular amplio y entusiasta.

Pero también hay en realidad diferencias fundamentales en valores y concepciones económicas, además de en intereses económicos, que propician posiciones bastante coherentes de los votantes en la derecha o en la izquierda. Las discrepancias pueden propiciar avenencias, pero que no cambian las diferencias subyacentes de las posiciones de partida.

Probablemente sea bueno que persista la competencia estructurada entre grandes partidos de centro derecha y de centro izquierda. Dichos partidos pueden contribuir a integrar los extremos en la corriente política principal y al tiempo facilitar la alternancia en el poder, que es esencial para el dinamismo de toda democracia; un sistema en el que un gran partido centrista permaneciera permanentemente en el poder sería mucho menos deseable. Quienes, como Monti, quieren organizar una opción desde el centro, por extraordinarios que sean personalmente, han de superar obstáculos formidables y justificados.

Traducido del inglés por Carlos Manzano.

Hide Comments Hide Comments Read Comments (9)

Please login or register to post a comment

  1. CommentedStamatis Kavvadias

    Interesting. Though the article does not prove its claim at the end that "a system in which a large centrist party remained permanently in power would be far less desirable," it provokes syllogism on the evolutionary course of political processes in, so called, "representative democracies". These processes, in did, swings from left to right, virtually without any intervals of steady course in the middle. But understanding our current status, should not cage us to only see as far as what is possible from where we stand and incremental thinking!

    The bigger issues are the targets we would like to get to, because these targets are what will motivate us. The important questions are, how can we create institutions that are neutral (similar to centrist...), and what could replace "representative democracy", which has found its limits in the global system of economic power and dominance.

  2. CommentedRoland Hazy

    A nice answer to this article regarding centrist power:
    http://www.project-syndicate.org/commentary/israel-s-election-surprise-by-itamar-rabinovich
    By the way, is Dervis really promoting a two-party system over multi-party systems? And how can one wash together different democratic countries; please someone compare Sweden to US. Even economists are now speaking of two main variants of capitalism which is rooted in different political structures.

  3. CommentedCher Calusa

    It’s interesting that the outcome of any political party system in a democratic style government structure is that theoretically the polar opposites will create a middle ground giving an opportunity for moderates to emerge and unite each end of the spectrum. Since a minority of any population is politically inactive, we have to re-examine the premise. We’ve already seen how political party systems don’t create the healthy competition and decision making that we had hoped they would. It’s such a fair and wise idea but it certainly does need the participation of equal numbers of politically active people for successful decision making. How can we integrate people into a system that will take this non-participation quotient into account? Shouldn’t we be examining what would create participation and move into this direction? How can we create a system in which everyone understands that they have an important contribution to make? The fact is that even when citizens make the “choice” not to participate, they have already chosen an outcome that won’t be necessarily beneficial. If we are to envision a future worth living for, we must understand how interconnected we are and how to use this interconnection to capitalize on our abilities to solve problems for everyone's well being in this global system. The party system , as the world knows it, is easily corrupted and incapable of leading us to a positive future.

      CommentedEdward Ponderer

      Given a Gaussian distribution along the political spectrum, it is natural to assume a general electoral landing spot at about a standard deviation from the center -- ergo the success of Left and Right Centrist parties. This natural phenomenon is actually healthy as it remains basically balanced, while avoiding the dangers of a one-party system, even if that party was -- or at least began -- as Centrist.

      But to bring people into this system I think, would involve bringing a consciousness of where the same natural -- even mathematical -- phenomena that leads to this system would like to take us. [Forgive the anthropomorphism, but it makes for easier language.]

      Individuality, our views and contributions to a society whose whole should be greater than the sum of its parts, by nature lead to some animosity. What is crucial is that there has to be a sense of mutual respect and love that overshadows without eliminating the lower "hate" -- reducing it to the maintenance of enough personal space to survive to provide its contribution.

      Let Center dominate, but indeed let some course-correction pull to left or right as necessary, survive within. But more importantly, let such be the case with us as individuals, our local communities and national and ethnic groupings , and the holistic Humanity that we are rapidly evolving into.

  4. CommentedTony Phuah

    How about moderation (http://www.my1510.cn/article.php?id=84705) as guiding principle?

    It’s fine as long as not over. • Moderation • balance

  5. CommentedCarol Maczinsky

    Simply desintegrate the unstable Italian state.

    A fragmented political party system is a great advantage. It leads to better politicians.

  6. CommentedZsolt Hermann

    It is true that centrist parties, politicians cannot provide the answer.
    But it is interesting how this article is celebrating polarized, western style, democratic party politics in an age when western style, polarized democratic party politics became exposed, corrupt and dysfunctional.
    Today's self important and self serving individual and party politics is incapable and helpless in directing, sustaining nations, and even more incapable of finding answers to global problems.
    This is on top of the also unsustainable economic model this governing structure supports, serves.
    Humanity has evolved into a globally interconnected and interdependent web within a closed, natural ecosystem.
    We need completely new governing systems and consumption models in order to adapt to our new conditions.

      CommentedEdward Ponderer

      Mr. Hermann points out a rather obvious fact.

      A broad open palm and agile fingers, all with coordination local sensory and muscule apparatus, are a lot more effective it the safe capture and containment of a wobbling water balloon than a few random, senseless, stiff needles.

      It should be obvious at least, but the unfortunate thing is that it is not and must still be pointed out.

  7. CommentedLuca Arcangeli

    The situation in Italy is strange: the presence of Silvio Berlusconi, with his huge amount of influence over the media, in the last 20 years has turned the political dialogue into a personal fight against him.

Featured