0

¿Quién teme al Tribunal Europeo de Derechos Humanos?

SOFÍA – En un momento en el que la crisis actual de la deuda europea está acabando con la fe pública en las instituciones políticas y económicas del continente, sería de esperar que los dirigentes de Europa fortalecieran el mayor número de símbolos unificadores posible. En cambio, han permitido que peligre también una de las joyas de la integración europea posterior a la segunda guerra mundial: el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (EDH).

A diferencia de la Unión Europea, radicada en Bruselas y durante mucho tiempo acusada por su déficit democrático, el TEDH, radicado en Estrasburgo, es, si acaso, demasiado apreciado. En 2011, más de 60.000 personas solicitaron su ayuda, muchas más de las que pueden esperar una resolución razonada. (En cambio, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos recibe, aproximadamente, 10.000 solicitudes al año.)