Monday, November 24, 2014
5

Sistemas en riesgo

GINEBRA – El fracaso en adaptarnos al cambio climático, la persistencia de condiciones climáticas extremas y la importante crisis financiera que cruza todo el sistema son apenas 3 de los 50 grandes riesgos que se evalúan cada año en el Informe Global de Riesgos del Foro Económico Mundial. Parece natural establecer vínculos entre ellos, sobre todo si se tiene en cuenta que una "supertormenta" obligó a cerrar Wall Street en octubre pasado. De hecho, el informe nos hace  más conscientes las muchas maneras en que, inevitablemente, los sistemas acaban por afectarse entre sí en nuestro mundo interdependiente.

Lo que es más importante, advierte de los peligros de que varios de ellos fallen. Por ejemplo, dos de los más importantes son la economía y el ambiente, cuya interacción subraya el primero de los tres casos estudiados en el informe de este año.

Los 1.000 expertos que respondieron a la Encuesta de Percepción de Riesgos Globales del FEM, en el que se basa el informe, clasificaron la adaptación al cambio climático como su principal inquietud ambiental para la década próxima, lo que implica un cambio importante en el modo como se piensa sobre el clima y refleja la creciente aceptación de que estamos "atrapados" en cierto grado de cambio global de las temperaturas, por lo que debemos adaptarnos en el nivel local: por ejemplo, reforzar nuestros sistemas de infraestructura fundamental para elevar su resistencia ante situaciones climáticas extremas.

Sin embargo, nos enfrentamos a estos retos ambientales en momentos de un persistente debilitamiento económico. El crecimiento global se mantiene lento y, puesto que las políticas fiscales y monetarias tienen efectos limitados sobre la recuperación económica, los gobiernos no cuentan con los recursos ni la valentía como para emprender proyectos de envergadura. No es de sorprender que el grupo encuestado haya situado los desequilibrios fiscales crónicos en el segundo lugar entre los 50 riesgos globales que probablemente se manifiesten en los próximos diez años.

Cuando se encuentran en condiciones sólidas, las economías tienen margen de acción para invertir en adaptación al cambio climático, mientras que la estabilidad en el frente ambiental les da el espacio necesario para atender los problemas económicos. Si se pierde presión en ambos sistemas al mismo tiempo será como perder los dos motores de un avión en pleno vuelo.

El segundo estudio de caso adopta una perspectiva diferente sobre los sistemas. ¿Qué ocurre si un sistema aparentemente "menor" (como las redes sociales) genera una crisis geopolítica "de grandes proporciones"? Con el creciente alcance de las redes sociales, hoy en día la información puede ir de un punto a otro del planeta de manera casi instantánea.

Están bien documentados los beneficios de que así sea, pero no los riesgos de que se propague información errónea. Piénsese en el caso del "mundo real" de que alguien grite "¡Incendio!" en un teatro lleno. ¿Podría ocurrir algo similar en el mundo digital, en que una chispa de información genere destrucción y caos antes de que se desvele la verdad?

El tercer caso de estudio se centra en lo que ocurre cuando nos volvemos complacientes acerca de un sistema vital. Por ejemplo, la innovación constante en las ciencias médicas a lo largo de los últimos 100 años nos ha dejado la impresión de que nuestros sistemas de sanidad nunca podrán retroceder. Sin embargo, a los expertos les preocupa cada vez más la posibilidad de que se produzcan pandemias de bacterias resistentes a todos los antibióticos actuales, mientras nuestro sistema de propiedad intelectual no está pudiendo crear incentivos adecuados para el desarrollo de nuevas variedades. El Director General de la Organización Mundial de la Salud ha advertido que si el mundo retrocede a la época pre-antibióticos, un rasguño o una infección a la garganta podrían volver a llegar a tener consecuencias mortales.

Cada caso resalta la necesidad de considerar cómo hacer más resistentes los sistemas, lo que significa que no se los puede considerar por separado. Forman parte de sistemas mayores, así como están compuestos por subsistemas de menor tamaño. Si bien lo ideal es que se pueda dar respuestas globales a las crisis globales, la realidad es que sus riesgos se manifiestan principalmente en el nivel nacional y, en gran medida, cada país debe enfrentarlos por su cuenta. Por ello, tenemos que medir la capacidad de resistencia nacional al evaluar con regularidad los subsistemas de importancia crítica dentro de los países.

En la actualidad, el FEM desarrolla parámetros de medición para poder evaluar susbsistemas nacionales y través de cinco sistemas de resistencia (redundancia, robustez, disponibilidad de recursos, capacidad de respuesta, y recuperación) combinar la información de percepciones con datos estadísticos disponibles públicamente. La información de percepciones iniciales recogidas por el Foro punta a la importancia de la capacidad de liderazgo, la transparencia, la eficiencia y las buenas relaciones entre los actores de los sectores público y privado.

Si bien el desarrollo de estos parámetros de medición se encuentra en sus etapas tempranas, el objetivo último es desarrollar una herramienta práctica de diagnóstico que pueda funcionar como una especie de "imagen por resonancia magnética" para que las autoridades nacionales puedan evaluar la capacidad de resistencia de sus países a los riesgos globales. Si se revelan debilidades que los métodos más tradicionales no pueden detectar, podríamos señalar con precisión las reformas estructurales, los cambios conductuales y las estrategias de inversión necesarias para elevar su resistencia.

El resultado no solamente beneficiaría a cada país que desee participar de este proceso, sino que aceleraría la innovación en la gobernanza global, que hoy necesitamos más que nunca para poder preservar nuestros sistemas más cruciales.

Traducido del inglés por David Meléndez Tormen

  • Contact us to secure rights

     

  • Hide Comments Hide Comments Read Comments (5)

    Please login or register to post a comment

    1. CommentedTimothy Williamson

      I would like to assist you in this area - particularly from the complex adaptive systems perspective. tim@williamsoncontracting.biz

      www.strategicglobalpolicyforum.com

      www.williamsoncontracting.biz

    2. CommentedTimothy Williamson

      In a complex, hyper-connected world, big solutions are needed. Check out this report - https://docs.google.com/document/d/1wKo6_0vAtuURdUViWH0RPpweEINva3j2CX8RmTGxT4M/edit

    3. CommentedProcyon Mukherjee

      I was particularly attracted to the ‘Digital Wildfires’ section of the WEF Risk Report, which talks of certain risks spreading viraly through the digital network and raises the likelihood of digital misinformation that would eventually lead to gaming and fraud; ‘every minute 48 hours of viewing content gets uploaded into You Tube’, has two implications, one that we have only a fraction of our ‘fast thinking’ mind to act with an irrational attention to the trivia while our ‘slow thinking’ side would be entrenched in a rational inattention to the fundamentals. Either way we have a breeding ground for digital misinformation to multiply.

      The second item which caught attention in the WEF Risk Report is the rising dangers of chronic fiscal imbalance that perhaps is intertwined to the severe income disparity as well. These two together would wreak havoc if not tamed with a global attention it deserves.

      Procyon Mukherjee

    4. Portrait of Pingfan Hong

      CommentedPingfan Hong

      The simultaneous stresses both in the need for investing in climate adaptation and in the chronic fiscal imbalances are an indication of misallocation of resources by the governments: they fail to put the resources in where needed the most. On the other hand, we should not forget the role of private sector in investing in climate adaptation.

    5. CommentedZsolt Hermann

      There is a much deeper problem here.
      Humanity exists in a vast natural system, and under the term "nature" we should not immediately associate ourselves with the usual natural environment, the inanimate, vegetative, animate and human level of nature humanity is a part of, but more importantly we should think about a very intricate, totally interconnected system of laws and forces that expresses itself into the visible natural environment.
      The overall law of this system is the maintenance of general balance and homeostasis without which life and development would not be able to exist.
      Despite this information, which is already known to us from classical sciences, humanity, a race that is part of the system with every molecule and particle of our body, tries to pretend to be above the system, inventing unnatural, human made laws and sub-systems, completely ignoring the laws surrounding us.
      And this is more than just the prevalent socio-economic system, or how we relate to the environment, basically every movement, every plan and action we make is against the laws and principles of balance and homeostasis as we only operate based on self calculation, self profit and the exploitation of everything around us. This is where our inherent selfish, egoistic nature drives us.
      We can call this behavior a "human mutation" which by now, with the full maturity of the global, interconnected world system has reached a critical point.
      Today humanity is a cancerous foreign body within the infinitely larger system it exist in, and it is only a matter of time until we exterminate ourselves either directly, or the system rejects us.
      We urgently need a cure for this cancer, a completely new human paradigm, attitude, lifestyle, which can only be achieved by the honest, objective research of the natural laws around us, and the adaptation of the whole of humanity to those laws as soon as possible through a global, integral education program.
      Any of the present offered and implemented local, partial, superficial "solutions" are futile without changing the operating software of the human being.

    Featured