Thursday, April 24, 2014
Exit from comment view mode. Click to hide this space
0

El Premio Nóbel y el fantasma de Einstein

El próximo 10 de diciembre se cumplirá el centésimo aniversario de la primera vez en que se otorgaron los Premios Nóbel. Desde entonces han sido objeto de gran interés y controversias.

Alfred Nóbel murió el 10 de diciembre de 1896. Cuando se abrió su testamento, se descubrió que había donado su considerable riqueza para la creación de los premios que llevan su nombre. Se mencionaban cinco premios: física, química, fisiología o medicina, literatura y paz. Se nombraba también a cuatro instituciones para que los otorgaran: la Real Academia Sueca de las Ciencias (para los de física y química), el Karolinska Institutet (para el de fisiología o medicina), la Academia Sueca (para el de literatura) y un grupo designado por el parlamento noruego, que después se llamó ''Comité Noruego para el Nóbel'' (para el de la paz). Así, Suecia y Noruega quedaron unidas.

Desde la creación de los Premios Nóbel, se han entregado más de 650 medallas y diplomas en las áreas originales. El Banco de Suecia creó, en 1968, un premio de ciencias económicas en conmemoración de Alfred Nóbel. La mayoría de estos premios tienen que ver con logros científicos, obras maestras de la literatura e intentos por lograr la paz en un siglo violento.

El denominador común en todos los casos de quienes han ganado el premio es el concepto de creatividad, tanto la creatividad individual como los ambientes creativos. Un caso (el del ganador del Premio Nóbel de Física, Albert Einstein) es particularmente ilustrativo del proceso. Tal vez la pregunta más frecuente sobre el Premio Nóbel de Física es ésta: ''¿Por qué Einstein no ganó el premio por su teoría de la relatividad?''

A los 26 años de edad, durante su ''annus mirabulis'' de 1905, Einstein publicó tres ensayos que habrían de tener influencia a lo largo del siglo XX, no sólo en el campo de la física. Uno de estos ensayos se refería a la teoría especial de la relatividad, que describe como el tiempo y el espacio, o la masa y la energía, se mezclan a altas velocidades. Otro ensayo describe el ''movimiento Browniano'', es decir, el movimiento irregular que presentan las partículas pequeñas en un líquido como resultado de sus colisiones con las moléculas de ese líquido. Por último, el tercer ensayo, explica el efecto fotoeléctrico, es decir, por qué la luz puede hacer que salga electricidad de superficies metálicas, algo que aplicamos en las fotoceldas comunes.

De las tres teorías, la de la relatividad fue la que más se discutió y sobre la que más se escribió. Cuando la Real Academia Sueca de las Ciencias pedía año con año sus nominaciones a los científicos, muchos contestaban que Einstein se merecía el Premio Nóbel de Física, por su teoría especial de la relatividad. No obstante, el Comité Nóbel de Física no estaba de acuerdo y durante años no se le dio ningún premio a Einstein.

En un principio, el Comité Nóbel alegaba que la teoría podía estar equivocada y escribió que sería mejor esperar hasta que hubiera evidencias experimentales que confirmaran lo que Einstein proponía. Cuando Einstein logró generalizar su teoría e introdujo el tiempo-espacio curvo, en el que la luz se dobla alrededor de los cuerpos astronómicos pesados, el número de nominaciones creció todavía más.

Sin embargo, el Comité Nóbel de Física tenía un miembro poderoso, Allvar Gullstrand, profesor de la Universidad de Uppsala y ganador del Premio Nóbel de Fisiología o Medicina en 1911 por su trabajo sobre la forma en la que la luz se dobla en el ojo. En su opinión, Einstein estaba equivocado e intentó demostrarlo haciendo sus propios cálculos. Hoy sabemos que Gullstrand no tenía razón, pero su oposición fue suficiente para bloquear el proceso de otorgamiento del premio.

En Uppsala, no obstante, otro profesor, Carl Wilhem Oseen, especialista en física matemática, comprendía las teorías de Einstein y también había entendido el equilibrio de poder al interior del Comité Nóbel de Física. Como miembro recién aceptado en la Academia, en 1921 fue el primero en proponer que se le diera a Einstein el Premio Nóbel por su trabajo sobre el efecto fotoeléctrico. Esta nominación consiguió echar a andar el engranaje en favor de Einstein.

Oseen pasó a formar parte del Comité Nóbel y escribió un informe positivo sobre la teoría del efecto fotoeléctrico. Al año siguiente, Albert Einstein recibió el Premio Nóbel de Física de 1921 ''por sus servicios a la física teórica, y en especial por su descubrimiento de la ley del efecto fotoeléctrico''.

Así que, ¿se equivocó la Real Academia de las Ciencias al no darle el Premio Nóbel a Einstein por lo que todo el mundo considera su descubrimiento intelectual más importante? Mucha gente ha afirmado que esto es así. No obstante, es necesario estudiar un poco más la historia de la física antes de hacer un juicio final.

En este caso, resulta claro que el trabajo de Einstein de 1905 no sólo explicó el efecto fotoeléctrico, sino que dio inicio a algo de mayor envergadura, algo revolucionario: introdujo el concepto de los fotones, las partículas que no nada más forman la base de nuestra comprensión tanto del micro como del macrocosmos, sino que condujeron a aplicaciones técnicas como los bisturíes láser y los diodos láser de la Internet. En relación con el texto del testamento de Alfred Nóbel, que exigía que quienes recibieran el premio debían otorgar el mayor beneficio a la humanidad, la introducción del fotón por parte de Einstein rebasa con mucho a la teoría de la relatividad.

Hoy en día, el trabajo de los cinco Comités Nóbel continúa básicamente sobre las mismas bases que a principios del siglo XX. La gran diferencia está en la cantidad de las nominaciones, que actualmente tienden a ser de varios cientos. Sólo el tiempo dirá si entre esos cientos de candidatos se esconde un nuevo Albert Einstein.

Exit from comment view mode. Click to hide this space
Hide Comments Hide Comments Read Comments (0)

Please login or register to post a comment

Featured