Tuesday, November 25, 2014
12

Calibrar la esperanza

SEATTLE – La vida de los más pobres del mundo ha mejorado más rápidamente en los quince últimos años que nunca antes y hasta soy más optimista todavía, pues creo que en los próximos quince años conseguiremos un resultado aún mejor al respecto. Al fin y al cabo, el conocimiento humano está aumentando. Lo vemos concretamente en la creación y costos cada vez menores de nuevos medicamentos, como los del tratamiento del VIH, y de nuevas semillas que permiten a los agricultores pobres ser más productivos. Una vez que se inventan instrumentos semejantes, nunca se da marcha atrás: simplemente mejoran.

Los escépticos señalan que cada vez nos resulta más difícil brindar nuevos instrumentos a las personas que los necesitan. En eso es en lo que la innovación para calibrar los resultados de las medidas gubernamentales y filantrópicas está logrando una gran diferencia respecto del pasado. Ese proceso –fijar objetivos claros, adoptar el método adecuado y después calibrar los resultados para perfeccionar el método continuamente con la información resultante– nos ayuda a brindar instrumentos y servicios a todos cuantos puedan beneficiarse de ellos.

La innovación para reducir el cuello de botella que lo impide es decisiva. Siguiendo la vía de la máquina de vapor de hace mucho tiempo, el progreso no está “condenado a ser poco común y errático”. En realidad, podemos hacer que sea algo habitual.

Aunque soy optimista, no estoy ciego ante los problemas que afrontamos o las dificultades que debemos superar para acelerar el progreso en los quince próximos años. Las dos que más me preocupan son la posibilidad de que no consigamos reunir los fondos necesarios para sufragar los proyectos en materia de salud y desarrollo y la de que no nos unamos en torno a fines claros para ayudar a los más pobres.

Por suerte, muchos países en desarrollo tienen economías que crecen y les permiten dedicar más recursos a ayudar a los sectores más pobres de su población. La India, por ejemplo, está dejando de ser tan dependiente de la ayuda y con el tiempo no la necesitará.

Algunos países, como el Reino Unido, Noruega, Suecia, Corea del Sur y Australia, están aumentando sus presupuestos para ayuda exterior; otros, incluso donantes tradicionalmente generosos como el Japón y los Países Bajos, han reducido los suyos. La dirección de muchos países, incluidos los Estados Unidos, Francia, Alemania y el Canadá, no está clara.

Aun así, la asistencia es decisiva. Ayuda a las personas de los países más pobres a sufragar sus necesidades básicas. Financia la innovación para la creación de nuevos instrumentos y servicios y su aplicación. Lamentablemente, la fragilidad fiscal es una amenaza para los presupuestos de ayuda de casi todos los países avanzados. A no ser que los votantes se enteren de las repercusiones positivas que su generosidad está teniendo, se centrarán inevitablemente en las cuestiones más cercanas a ellos.

Con frecuencia una sola historia, cierta o no, sobre un uso incorrecto de una pequeña cantidad de ayuda puede empañar todo un sector. Imagine el lector lo que pensaría de la inversión, si todos los artículos que leyera versaran sólo sobre los valores que hayan obtenido resultados poco brillantes y no hubiese información sobre los casos de grandes éxitos.

Históricamente, al hablar de la ayuda se hacía referencia a la cantidad total de dinero invertido, pero, ahora que estamos calibrando con mayor precisión indicadores como la mortalidad infantil, el público puede ver los efectos que tiene la ayuda en términos inequívocos, es decir, la diferencia entre –pongamos por caso– que las personas con VIH tengan acceso al tratamiento o que se las deje morir. Cuando se la expresa así, hay más posibilidades de que la ayuda reciba carácter prioritario.

Pero, ¿se unirá el mundo en torno a un conjunto claro de objetivos en los quince próximos años? Las Naciones Unidas están empezando a cartografiar nuevos objetivos para los años posteriores a la expiración del plazo para la consecución de los actuales objetivos de desarrollo del Milenio. Como ha ocurrido con éstos, el próximo conjunto de objetivos podría contribuir a la coordinación de los grupos dedicados a esa tarea, recordar a los votantes los beneficios de su generosidad y permitirnos ver en qué estamos logrando avances para ofrecer soluciones a los pobres.

El éxito de los objetivos de desarrollo del Milenio significa que hay mucho interés en ampliarlos para abarcar un conjunto más amplio de asuntos, pero muchos de los posibles nuevos objetivos carecen de un apoyo unánime y añadir muchos más objetivos nuevos –u objetivos que no sean fáciles de calibrar– puede socavar el impulso.

Los objetivos de desarrollo del Milenio fueron coherentes, porque se centraron en ayudar a los más pobres del mundo. Fue fácil determinar los grupos que necesitaban trabajar en colaboración para alcanzarlos y se podía pedirles una rendición de cuentas en materia de cooperación y avances. Cuando las NN.UU. lleguen a un acuerdo sobre otros objetivos importantes como la mitigación del cambio climático, deberán considerar si un conjunto diferente de agentes y un proceso distinto podrían ser mejores para esos empeños.

Los avances que el mundo ha logrado a la hora de ayudar a los más pobres en los quince últimos años constituyen un ejemplo de historia lograda en la que se salva una sola vida cada vez, por lo que con frecuencia no resulta tan visible como un gran revés: por ejemplo, la aparición y propagación muy rápida de una nueva epidemia. De vez en cuando, debemos pararnos a celebrar los logros resultantes de haber determinado los objetivos adecuados, de haber contado con la necesaria voluntad política, una ayuda generosa y la innovación en materia de instrumentos y su aplicación. Al hacerlo, yo he sentido, desde luego, una intensificación de mi compromiso con esa labor.

Traducido del inglés por Carlos Manzano.

  • Contact us to secure rights

     

  • Hide Comments Hide Comments Read Comments (12)

    Please login or register to post a comment

    1. Commentedgeorge sos

      the setback is the epidemic?...right.....blind to the facts .If the 1% wanted to stop poverty on earth ,all they had to do is redistribute wealth ,equally with all.But with the excuse that people are not ready to manage their lives,you will endlesly earn,on the account of the poor.stealing resources,"buying" ,investing in water reserves,or minerals,is the way to go people!!mine the earth till you get rid of all the dirt...then ,start living your lives on a planet that is no more a planet .....what are we talking about?hope for 15 years down the line ,when people around the world will be already dead from hunfer?already dead from war ts that the US and other big powers cause in order to steal some more resources ,and secure them.....or just to sell some more weapons,to fight unemployment back home.....
      spare us the philosip[hical conquest...you are rich,you want to keep what you got and you dont give a shit about the poor.Lets play now charity....

    2. CommentedKathy Holland

      All we have done is shift the poor from one country to another. Innovation and measurement of the opportunities that lift greater numbers of lives up will lead to prosperity. Democratizing the tax code, charitable giving, etc. so there is greater economic participation with the intent to correct, adjust the laws in support of enterprise and each nation's citizenry. All inclusive information data needs to be massaged to answer the critical questions no one appears to be willing to ask.....well I am willing.

    3. CommentedFemi Awoyinfa

      Certainly some remarkable progress has been made in the last fifteen years, especially in relation to the world's poor across some indicators. The next fifteen years are critical and success will rely heavily on the crafting of new MDG goals and political will both in the north and south as Gates has suggested.

    4. CommentedLeo Arouet

      Es muy difícil mantener esa esperanza cuando se coloca en una balanza la realidad de la voluntad política y el deteriorio acuciante de la situación de los más desfavorecidos...

    5. Commentedsk khalid ali

      good article overall..vission is clear to help poor worldwide..i think the axis of all evil usa-israil & their role in conspiracy in world politics should be check by un to calm world..& will help people to do their work normally...people will live peacefully..economy will bounce back

    6. CommentedEdward Ponderer

      These are beautiful sentiments, only Murphy's law tends to outrank such beautiful sentiments. For example, see here on the problems with Mr. Gates push for an end to Polio:

      http://www.nytimes.com/2011/02/01/health/01polio.html?ref=world&_r=0

      It is going to take a lot more than the teamwork smarts of individuals to take on Murphy. Its going to take a singular global Humanity, with mutual concern and responsibility matching the economic and cultural interdependence rapidly evolving from globalization.

      Try completely getting rid of the dandelions on your front lawn without the concern of everyone to protect their neighbors front lawn with equal ferocity.

    7. CommentedGodfrey Barborous

      This "goal-oriented" approach only serves the interests of corporations and governments.

      Give it up Gates -- and I don't mean all your money.

    8. CommentedFrank O'Callaghan

      Gates is right that we can make a better world. He is also right that innovation is a major motor of this. He does not mention the great issue of inequality. Reducing that will be the other great motor.

    9. CommentedZsolt Hermann

      Even if we share Mr. Gates's optimism based on the present, the future does not look so optimistic.
      The global crisis, the disappearing middle class, growing unemployment is creating a new generation of "poor" people, and youth without future prospects.
      The main problem is humanity's stubborn persistence of pushing on with a socio-economic system that is unsustainable.
      Very soon even today's generous donors will stop giving as they will have nothing to give from.
      Gazing optimistically beyond the horizon without knowing where we stand, and who we are only yields disappointment.
      Instead we should be looking down the ground, ahead of our feet and try to build a new, natural and thus sustainable global human system, adapted to today's global, interconnected world, one in which mutual responsibility, truly global cooperation and consideration will make today's charity projects obsolete.

    10. CommentedJ St. Clair

      trade is monetary...life's journey require money....of which is not that easy to obtain...therefore.....the "advantages" of life are questionable...

    11. CommentedJ St. Clair

      when framed this way....we can frame it this way too.....the market of making drugs..needs a market of takers of drugs....what would a market of making drugs do...without a market of takers of drugs......who is the greater of benefitors...is it about life...or is it about trade...

    12. CommentedAyse Tezcan

      I, too, am an optimist that things are moving in the right direction. Thanks to information dissemination, people in the developed world have an access to information about where their aid monies go. Consequently, the recipients are being required to be more accountable, which may eventually help reducing corruption in the recipient countries and mediator organizations.
      I also believe that advancements in technologies such use of smart phones in delivering health care will expedite reaching these MDGs sooner than expected as well as measuring the process and outcomes more accurately than ever before. The important challenge is now identify the communities' assets to remedy these needs for sustainable progress and prioritizing the delivery for optimum impact. On the process end, I am still cautiously watching the great fraction in social enterprise whether this many small organizations has any utility, or they are redundant and/or impede progress.

    Featured