Thursday, October 23, 2014
1

El imperativo manufacturero

CAMBRIDGE - Puede que vivamos en una era post-industrial, en el que las tecnologías de la información, la biotecnología y servicios de alto valor se han convertido en motores del crecimiento económico, pero los países ignoran la solidez de su sector manufacturero por su cuenta y riesgo.

Los servicios de alta tecnología requieren conocimientos especializados y crean pocos puestos de trabajo, por lo que su contribución al empleo total es necesariamente limitada. El sector manufacturero, por otro lado, puede absorber gran cantidad de trabajadores con una especialización moderada, dándoles puestos de trabajo estables y buenos beneficios. Por tanto, para la mayoría de los países sigue siendo una importante fuente de empleos bien remunerados.

De hecho, el sector manufacturero es también donde las clases medias del mundo, toman forma y se desarrollan. Sin una base manufacturera vibrante, las sociedades tienden a dividirse entre ricos y pobres: quienes tienen acceso a puestos de trabajo estables y bien remunerados, y aquellos cuyos empleos son menos seguros y viven existencias más precarias. En última instancia, la manufactura puede ser fundamental para el vigor de la democracia de una nación.

Estados Unidos ha experimentado un constante proceso de desindustrialización en las últimas décadas, en parte debido a la competencia global y en parte debido a los cambios tecnológicos. Desde 1990, la proporción del sector manufacturero en términos de empleo se ha reducido en casi cinco puntos porcentuales. Esto no habría sido necesariamente una mala cosa si la productividad (y las remuneraciones) de la mano de obra no fueran sustancialmente más altas en la industria manufacturera que en el resto de la economía, un 75% más, de hecho.

Las industrias de servicios que han absorbido la mano de obra despedida por el sector manufacturero son un grupo heterogéneo. En el extremo superior, las finanzas, los seguros y los servicios empresariales, en su conjunto, tienen niveles de productividad similares a los de la manufactura. Han creado algunos nuevos puestos de trabajo, pero no muchos, y eso antes de que estallara la crisis financiera en 2008.

La mayor parte del nuevo empleo se expresa en "servicios personales y sociales", que es donde se encuentran los empleos menos productivos de la economía. Esta migración de puestos de trabajo hacia abajo en la escala ha hecho bajar 0,3 puntos porcentuales al crecimiento de la productividad de EE.UU. cada año desde 1990, más o menos una sexta parte del aumento real durante este período. La creciente proporción de mano de obra de baja productividad también ha contribuido al aumento de la desigualdad en la sociedad estadounidense.

La pérdida de empleos en el sector manufacturero estadounidense se aceleró después del año 2000, siendo la competencia mundial la causa más probable. Como ha demostrado Maggie McMillan del International Food Policy Research Institute, hay una extraña correlación negativa en las industrias manufactureras individuales entre los cambios del empleo en China y EE.UU. En las áreas en que China más se ha expandido, EE.UU. ha perdido el mayor número de puestos de trabajo. En las pocas industrias que han realizado contratos en China, EE.UU. ha elevado su nivel de empleo.

En Gran Bretaña, donde el declive de la industria parece haber sido impulsado casi alegremente por los conservadores de Margaret Thatcher hasta la llegada de David Cameron al poder, las cifras son aún más preocupantes. Entre 1990 y 2005, la participación del sector en el empleo total se redujo en más de siete puntos porcentuales. La reasignación de trabajadores a empleos en servicios menos productivos ha costado a la economía británica 0,5 puntos de crecimiento de la productividad cada año, una cuarta parte del aumento de la productividad total en el período.

Para los países en desarrollo, el imperativo de impulsar este sector es vital. Por lo general, la brecha de productividad con el resto de la economía es mucho más amplia. Cuando este sector despega, puede generar millones de empleos para trabajadores no calificados, a menudo mujeres, que anteriormente estaban empleados en la agricultura tradicional o en servicios menores. La industrialización fue la fuerza impulsora del rápido crecimiento del sur de Europa durante los años 50 y 60, y en el este y el sudeste de Asia desde la década de 1960.

La India, que recientemente ha experimentado tasas de crecimiento similares a las de China, ha ido contra la tendencia al confiar en la industria del software, los centros de llamadas y otros servicios para empresas, lo que ha llevado a algunos a pensar que puede (y quizás otros países también) emprender un camino diferente hacia el crecimiento, impulsado por los servicios.

Sin embargo, la debilidad del sector manufacturero es un lastre para el rendimiento económico global de la India y amenaza la sostenibilidad de su crecimiento. Sus industrias de servicios de alta productividad emplean a trabajadores que se encuentran en el extremo superior de la distribución de la educación. En última instancia, la economía india tendrá que generar empleos productivos para los trabajadores de baja cualificación con los que cuenta en tan grandes cantidades. Gran parte de esos empleos tendrán que estar en el sector manufacturero.

Para los países en desarrollo, la expansión de la industria manufacturera no sólo permite una mejor asignación de recursos, sino también beneficios dinámicos en el tiempo. Esto es porque la mayoría de las industrias manufactureras son lo que podríamos llamar "actividades de ascenso": una vez que la economía recibe un punto de apoyo en una industria, la productividad tiende a aumentar rápidamente hacia la frontera tecnológica de ella.

He llegado a la conclusión de que las distintas industrias manufactureras, como las de piezas de automóviles o maquinaria, muestran lo que los economistas llaman "convergencia incondicional", una tendencia automática a cerrar la brecha con los niveles de productividad en los países avanzados. Esto es muy diferente de la "convergencia condicional" que caracteriza al resto de la economía, en el que el crecimiento de la productividad no está garantizado y depende de políticas y circunstancias externas.

Un error típico en la evaluación del rendimiento del sector manufacturero es mirar solamente la producción o la productividad, sin examinar la creación de empleos. En América Latina, por ejemplo, la productividad manufacturera ha crecido a pasos agigantados desde que la región se liberalizó y abrió al comercio internacional. Sin embargo, estas ventajas han llegado a expensas de la racionalización de la industria y la disminución del nivel de empleo (y hasta cierto punto debido a ello). Los trabajadores despedidos han terminado en actividades de menor rendimiento, como los servicios informales, haciendo que la productividad económica general se estanque, a pesar del impresionante rendimiento del sector manufacturero.

Las economías de Asia se han abierto también, pero las autoridades se han preocupado más de apoyar las industrias manufactureras. Lo más importante es que han mantenido monedas competitivas, que es la mejor manera de garantizar altas utilidades para este sector. El empleo en él ha tendido a aumentar (como porcentaje del empleo total), incluso en la India y su crecimiento impulsado ​​por los servicios.

A medida que las economías se desarrollan y se vuelven más ricas, la industria manufacturera -"hacer cosas"- inevitablemente se torna menos importante. Pero si esto sucede antes de que los trabajadores puedan adquirir conocimientos avanzados, el resultado puede ser un peligroso desequilibrio entre la estructura productiva de una economía y su fuerza de trabajo. Podemos ver las consecuencias en todo el mundo en forma de bajo rendimiento económico, una creciente desigualdad y divisiones políticas.

Hide Comments Hide Comments Read Comments (1)

Please login or register to post a comment

  1. CommentedJohn Broomfield

    The decline in the UK's manufacturing started during Labour governments long before the Conservatives came to power. Poorly managed and strike ridden it defeated itself long before Thatcher withdrew the subsidies.

    Here you see the decline of manufacturing since 1970 from a left-wing newspaper, The Guardian on 6 Jan 2012:

    “Perceived wisdom is also that manufacturing disappeared under Thatcher.

    If so, it was something that had already started. In 1970, manufacturing accounted for 20.57% of UK GDP. By 1979 that was down to 17.62% of GDP. By the time she left office, that decline had continued – albeit at a slightly slower pace, down to 15.18%. Now it is much lower, according to the ONS – down to 9.86% in 2010.”


Featured