1

El último show del gobierno argentino

SANTIAGO – Lo único peor que una mala película es una mala película repetida. Al nacionalizar el gigante petrolero YPF, Argentina nos ha hecho presenciar un episodio de nacionalismo económico demasiado conocido. Ya hemos visto este espectáculo, y no termina nada de bien.

Comencemos con la escandalizada (como era de esperar) reacción de los empresarios y políticos conservadores, que insisten que después de esta expropiación nadie volverá a invertir en Argentina. Falso, como también lo fueron las afirmaciones anteriores de que nadie volvería a prestar al país tras su enésimo impago de la deuda. Como nos recuerda P.T. Barnum, cada minuto nace un ingenuo; seguro que casi tan seguido nace uno que va a ser rescatado por su gobierno si presta en exceso.