Sunday, October 26, 2014
8

Aspectos económicos centrales para 2013

NUEVA YORK – La economía mundial exhibirá este año algunas semejanzas con las condiciones que prevalecieron en 2012. No habrá sorpresas en este frente: enfrentamos otro año en que el crecimiento económico mundial será en promedio cercano al 3 %, pero con una recuperación a múltiples velocidades –estará por debajo de lo adecuado en las economías avanzadas, con tasas del 1%, y cercano al de tendencia en los mercados emergentes, con tasas del 5 %. Pero también habrá algunas diferencias importantes.

Un doloroso desapalancamiento –menos gasto y más ahorros para reducir la deuda y el apalancamiento– continúa en la mayoría de las economías más avanzadas, lo que implica un crecimiento económico lento. Pero este año la austeridad fiscal también estará presente en las economías más avanzadas, no solo en la periferia de la zona del euro y en el Reino Unido. De hecho, la austeridad se está extendiendo al centro de la zona del euro, a Estados Unidos y a otras economías avanzadas (con la excepción del Japón). Dada la sincronizada reducción fiscal en la mayoría de las economías avanzadas, otro año de crecimiento mediocre podría dar lugar a la contracción indiscutida en algunos países.

Con el anémico crecimiento en la mayoría de las economías avanzadas, la nueva acometida de los activos de riesgo que comenzó en el segundo semestre de 2012 no fue impulsada por una mejora en los aspectos centrales, sino por nuevas rondas de política monetaria no convencional. La mayoría de los bancos centrales de las economías avanzadas más importantes –el Banco Central Europeo, la Reserva Federal de EE. UU., el Banco de Inglaterra y el Banco Nacional Suizo– han implementado algún tipo de flexibilización cuantitativa, y probablemente se les una el Banco de Japón, que se está viendo empujado hacia políticas menos convencionales por el nuevo gobierno del primer ministro Shinzo Abe.

Además, nos aguardan muchos peligros. En primer lugar, el miniacuerdo impositivo estadounidense no logró alejar a ese país por completo del precipicio fiscal. Tarde o temprano tendrá lugar otra fea pelea sobre el tope de la deuda, el demorado secuestro del gasto público y una «resolución continua sobre el gasto» del Congreso (un acuerdo para permitir que el gobierno continúe funcionando sin una ley de presupuesto). Los mercados pueden asustarse frente a otra situación fiscal de suspenso. Incluso el actual miniacuerdo implica una carga significativa –aproximadamente el 1,4 % del PBI– sobre una economía que durante los últimos trimestres ha crecido apenas al 2 %.

En segundo lugar, si bien las acciones del BCE han reducido los riesgos de eventos excepcionales en la zona del euro –una salida griega o la pérdida de acceso a los mercados para Italia y España– los problemas fundamentales de la unión monetaria no han sido resueltos. Junto con la incertidumbre política, volverán a surgir en toda su magnitud durante la segunda mitad del año.

Después de todo, el estancamiento y la clara recesión –exacerbados por la austeridad fiscal concentrada al principio del período, el euro fuerte y la restricción crediticia en curso– continúan siendo la norma en Europa. Como resultado, se mantienen grandes –y potencialmente insostenibles– niveles de deuda pública y privada. Además, dadas las poblaciones envejecidas y el bajo crecimiento de la productividad, el producto potencial probablemente se vea erosionado en ausencia de reformas estructurales más agresivas que impulsen la competitividad, lo que deja al sector privado sin motivos para financiar los déficits crónicos en la cuenta corriente.

En tercer lugar, China ha debido apoyarse en otra ronda de estímulo monetario, fiscal y crediticio para apuntalar un modelo de crecimiento desequilibrado e insostenible basado en excesivas exportaciones e inversión fija, elevado ahorro y bajo consumo. Para el segundo semestre, se acelerará la caída de la inversión en bienes raíces, infraestructura y capacidad industrial. Y, debido a que es poco probable que el nuevo liderazgo en el país –conservador, gradualista y de consenso– acelere la implementación de las reformas necesarias para aumentar el ingreso de los hogares y reducir el ahorro preventivo, la proporción del consumo del PBI no aumentará con suficiente velocidad como para compensar. Entonces, el riesgo de una caída brusca aumentará hacia fines de este año.

En cuarto lugar, muchos mercados emergentes –incluidos los BRIC (Brasil, Rusia, India y China), pero también muchos otros– experimentan una desaceleración del crecimiento. Su «capitalismo de estado» –empresas estatales que desempeñan un papel importante; bancos estatales con papeles más importantes aún; nacionalismo de recursos; industrialización por sustitución de importaciones; y proteccionismo financiero y controles sobre la inversión extranjera directa– es el centro del problema. Queda por verse si adoptarán reformas para impulsar el rol del sector privado en el crecimiento económico.

Finalmente, aumentan los riesgos geopolíticos graves. Todo el Gran Oriente Medio –desde Magreb hasta Afganistán y Paquistán– es social, económica y políticamente inestable. De hecho, la primavera árabe se está convirtiendo en un invierno árabe. Si bien es improbable un conflicto militar directo entre Israel y Estados Unidos por un lado e Irán por el otro, es claro que las negociaciones y sanciones no inducirán a los líderes iraníes a abandonar sus esfuerzos para desarrollar armas nucleares. Como Israel se rehúsa a aceptar un Irán con armas nucleares y su paciencia se reduce, los tambores de la guerra redoblarán con más fuerza. La «prima de miedo» en los mercados del petróleo puede aumentar significativamente y elevar los precios en un 20 %, lo que conducirá a efectos negativos sobre el crecimiento en EE. UU., Europa, Japón, China, India y todas las demás economías avanzadas y mercados emergentes importadores netos de petróleo.

Si bien la probabilidad de una tormenta perfecta –con la materialización de todos estos riesgos en su forma más virulenta– es baja, cualquiera de ellos sería suficiente para estancar la economía mundial e inclinarla hacia la recesión. Y si bien no todos pueden mostrarse en su forma más extrema, sí están presentes, o lo harán, de alguna manera. A principios de 2013, los riesgos de baja para la economía global van en aumento.

Traducción al español por Leopoldo Gurman.

Hide Comments Hide Comments Read Comments (8)

Please login or register to post a comment

  1. CommentedSimon Edwards

    All sensisble intelligent musings on the downsized risks -but part of the risk never outlined by economists is"the self fulfilling prohecy" - economists and forecasters as well as the media focus too much on the possibe downside and very little on the potential upside. Afterall being right in the new world culture of finance with regards to optimisim is terribly unfashionable. We only hear of economists in the past 7 years who predicted "the tech bubble" "the housing crisis" " the credit crisis" and so on. indeed in the press their names are often followed by "he who correctly predicted the xxx crisis". These forecasters set a tone, a tone which i feel spreads a contagion of fear rippling through the wider financial markets - this prevents mum and dad moving house, banks lending to business, governments investing into infrastrcuture. A pervasive culture of fear irrationaly takes hold, which is then fuelled by negative sentiment. fundamentals are fundamentals but human emotion can change momentum more than any form of credit easing can. To dao that we need to look more are the upside and limit the volume - we know bad news sells and correct domesday perfect storm prjections make economists famous overnight - but even a stopped cock is right twice a day - call it enough and it might well happen. Where i work in london its the first year in a long time we have come back to work with some sense of optimisim, we are aware of the risks, what we are trying to do is promote the opportunities. Mr Roubini, i would ask for you to examine the fundamentals and to counter this article with your reasons to be optimistic - if we really cant find any at all then perhaps we should draw up the bridge, man the battlements and await the prohecy that is yet again financial armageddon

  2. CommentedVictor Morris

    Painful deleveraging might counterballance inflation. What to watch is the change in the petrodollar arrangement.

  3. CommentedTimothy Williamson

    These are good points Nouriel. My concern is that we are not looking forward with a long range purpose or vision, but are rather expending energy de-constructing currnet and recent historical problems. This is all very good, but when we put the pieces back together after de-construction, we tend to do so linerarly. The economy though is complex and non-linerar and requires a metacognitive shift in thinking.

    Though I agree that there is a need to study systemic patterns, as our world becomes more and more interconnected beyond traditional borders the need also increases for a big visionary purpose or project toward which vast segments of our GLOBAL society can direct effort and energy.

    Recently, I did a study on three big projects from the past to look for common characteristics. Those three projects were the Panama Canal, the Manhattan Project, and Kennedy's Landing a man on the Moon project. There are two parts. The first part linked here is presentation. The second part is the full report linked in the presentation.

    http://bit.ly/XS6M8C Human Complexity-Creating Sustainable Local Growth

    Thanks!
    Tim Williamson
    tim@williamsoncontracting.biz

  4. Portrait of Pingfan Hong

    CommentedPingfan Hong

    Another piece quite consistent with the title you have earned. Nevertheless, I am wondering about the consistency between your analysis of the economic woes in developed economies and your analysis of the problems in emerging economies. In the former, you seem to blame the free market, or a lack of more fiscal stimulus for the anaemic growth, while in the latter, you criticize strong government intervention in emerging economies. No one is Doing a correct thing. In your view, can the world do something right at all?

  5. CommentedYK Chang

    Very thoughtful article! Risks are shown from the US, Europe, China, to Middle East and other emerging economies. The problem, I think, is where to find growth. Without it, the world economy will go around vicious cycle form debt to quantitative easing. We're in a very thick mist, dismayed at economic failure, let alone political failure. Whenever we face confusion, we need to rely on history, where we can find some hints and sigh with a little relief that such a calamity always happens, but humankind always find a way to circumvent it. It's time to pull ourselves up and remind ourselves that "we can do it". Hit the road to find "HOW"

      CommentedTimothy Williamson

      @YK Chang - Here's a way toward a better more prosperous and peaceful future in a hyper-connected world http://bit.ly/XS6M8C

      Thanks!

      Tim Williamson
      tim@williamsoncontracting.biz

      CommentedLuke Ho-Hyung Lee

      @YK Chang - Could I suggest you see this article for "HOW"? http://www.huffingtonpost.com/hohyung-/hidden-flaw-holding-back_b_2218943.html

  6. Commenteddonna jorgo

    reading your article i have to say ..USA problem after president B.H. OBAMA SWERE IN WHITE HOUSE all the MIDDLE EAST oil will be to USA.profit.
    EU have political problem and i think will continue for long time because UK are right for the long term economic truble EU have .
    JAPAN is one country with ''synithia'' inflation long term too.
    IF the economu will fix with this ''RITHMO'' i have to believ in MIRACLE .
    Israel is not the only state who IS NOT AGREE with NUCLEAR TO IRAN ..
    JEWISH STATE is very strong and because others trying to have up hand ..
    about the economic situation in global i am agree with you
    I THINK structura economice is in phase for change and this is important will take time with pain for the poor people ..(dead) and pain for the middle class people (in hospital)
    thank you

Featured