0

Los imperativo económicos de la Primavera Árabe

WASHINGTON, DC / ESTAMBUL - Ha pasado casi un año desde que la revolución en Túnez y las protestas en la Plaza Tahrir de El Cairo derrocaran regímenes autoritarios anquilosados y dieran pie a una tormenta mucho más amplia -y todavía furiosa- en el mundo árabe. Nadie puede predecir con seguridad a dónde conducirán con el tiempo estos acontecimientos a los pueblos y naciones árabes. Pero algo sabemos a ciencia cierta: no hay vuelta atrás. Están surgiendo nuevos movimientos y estructuras sociales y políticas, el poder está cambiando y se espera que los procesos democráticos se fortalezcan y difundan en todo el mundo árabe en 2012.

Lo ocurrido en el mundo árabe en 2011 recuerda otras transiciones regionales de largo alcance, como la de Europa del Este tras la caída del Muro de Berlín en 1989. Hay diferencias, por supuesto, pero la naturaleza contagiosa de los levantamientos es muy similar a la de las revoluciones que llevaron a su fin el comunismo en Europa. Así también es el debate sobre las contribuciones relativas de los factores políticos y económicos a la erupción final de protestas populares.