0

Los crímenes de Ratko Mladic

NUEVA YORK - Ratko Mladic es un hombre fácil de odiar. En su mejor momento, no sólo hablaba y se comportaba como un matón, sino también lo parecía: el tipo de psicópata de cuello robusto, ojos claros y malas maneras que gustosamente te extirparía las uñas solo por diversión. Además de muchas otras crueldades, el Carnicero de Bosnia fue el responsable, en el verano de 1995, de la muerte de unos 8.000 hombres y niños bosnios musulmanes desarmados en los bosques cercanos a Srebrenica.

Por todo eso, su detención en la localidad serbia de Lazarevo genera en la mayoría de nosotros tenemos un sentimiento de cálida satisfacción. Serbia ha ganado respeto internacional por este hecho, lo que debería acelerar su ingreso a la Unión Europea. Las antiguas víctimas de las fuerzas serbo-bosnias de Mladic  sentirán que al fin se hace un poco de justicia.