0

Adoptar el Euro y avanzar

Para los ocho países post-comunistas que la UE promete admitir en 2004, unirse a su Unión Económica y Monetaria (UEM) tiene vinculada una obligación. A diferencia del Reino Unido o Dinamarca, los nuevos miembros no pueden negarse a adoptar el euro. Sólo pueden controlar cuándo lo harán, lo que en principio podría ser apenas dos años después de la admisión en la UE.

Obviamente, aceptar el Tratado de Maastricht, con sus duras limitaciones a las políticas fiscal, monetaria y salarial, es mucho más que una decisión económica. Pero en el análisis final, la convicción (o la falta de ella) de que unirse a la UEM traerá importantes beneficios económicos es la fuerza que probablemente guiará las decisiones acerca de si se debe adoptar el euro tan pronto como sea posible.