Friday, August 1, 2014
Exit from comment view mode. Click to hide this space
2

Cómo reequilibrar la eurozona

WASHINGTON, DC – La crisis de la eurozona se desarrolló principalmente como una crisis de deuda soberana que, en su mayor parte, afectó a países de la periferia meridional de Europa. Estos países se encontraron con que para emitir bonos soberanos debían pagar tasas de interés que por momentos llegaron al 6 o 7 por ciento, en el caso de Italia y España, o a valores todavía más altos para otros países. Como los bancos de la eurozona tienen una parte importante de sus carteras de activos constituidas por bonos de países de la eurozona, la crisis de deuda soberana se convirtió en una crisis bancaria en potencia, agravada por el hecho de que los bancos ya habían sufrido otras pérdidas originadas, por ejemplo, en el derrumbe de los precios inmobiliarios en España. De modo que uno de los desafíos más importantes que es preciso encarar para resolver la crisis de la eurozona es reducir la carga de la deuda para los países del sur de Europa.

La variación del peso de la deuda de un país refleja la relación entre el volumen del saldo fiscal primario (el saldo una vez deducido el pago de intereses) y el PIB, así como la diferencia entre el costo de tomar prestado y la tasa de crecimiento del PIB. Cuando la diferencia entre el costo de financiación y el crecimiento se torna demasiado grande, el superávit fiscal primario que se necesita para evitar que la deuda siga creciendo se hace inalcanzable. En la práctica, se prevé que el crecimiento de los países del sur de Europa será próximo a cero o incluso negativo durante los dos próximos años, y aun después de eso, no se espera que supere un 2 o 3 por ciento.

Los titulares de prensa no siempre dejan entreverlo, pero una causa subyacente de la crisis de la eurozona (y que ahora también es un obstáculo para el crecimiento del sur) ha sido la divergencia que se creó entre los costos de producción de los países periféricos, notablemente los del “sur” (en concreto, Grecia, España, Italia y Portugal), y los del “norte” (para simplificar, Alemania); divergencia que se desarrolló durante la primera década que siguió a la introducción del euro. Entre 2000 y 2010, el costo laboral unitario en los países del sur aumentó un 36%, 28%, 30% y 25%, respectivamente, mientras que en Alemania dicho aumento fue menor al 5%. Esto produjo para fines de 2010 una divergencia acumulada de más del 30% en relación con Grecia y más del 20% para Portugal, Italia y España.

El costo laboral unitario se relaciona con el nivel salarial y con la productividad, de modo que un aumento de la productividad puede compensar un aumento de los salarios. Entre 2000 y 2010, no hubo grandes diferencias de productividad entre los países del norte y los del sur de Europa: de hecho, la tasa anual media de crecimiento de la productividad fue mayor en Grecia (1%) que en Alemania (0,7%). Pero en el sur, el costo laboral creció a un ritmo mucho más veloz; esto produjo un aumento del diferencial de costos, que mientras la unión monetaria siga existiendo, no se podrá resolver con una devaluación.

En tanto y en cuanto esta divergencia interna se mantenga, no habrá una solución completa de la crisis del euro, porque el déficit de cuenta corriente, la falta de crecimiento o ambas cosas a la vez seguirán acosando a los países del sur de Europa, lo que perpetuará los temores relacionados con la deuda pública y la situación de la banca comercial.

En este contexto, el aumento de la productividad (sea por medio de avances técnicos, mejor asignación de los recursos o mayor inversión productiva) es para las economías del sur de Europa una variable tan importante como lo es la contención salarial. De hecho, es previsible que una deflación salarial excesiva tenga efectos negativos sobre la productividad, ya que probablemente acelerará la emigración de mano de obra calificada; y la combinación de austeridad extrema, deflación de precios y altos niveles de desempleo (con el consiguiente riesgo de tensión social) no es precisamente la mejor manera de fomentar las inversiones, la innovación o la movilidad de la fuerza laboral.

Asimismo, si bien la reducción del nivel de empleo es un modo de impulsar la productividad, implica altos costos macroeconómicos en términos de pérdida de ingresos y aumento del gasto social. Sin olvidar lo más importante tal vez: ninguna política económica debería destruir la confianza de las sociedades en sí mismas, porque eso que los economistas llaman “espíritus animales” [las motivaciones y expectativas emocionales] debe ser tal que permita a la gente abrigar esperanzas respecto de su futuro.

Por todo lo dicho, tanto el exceso de austeridad como la deflación podrían ser contraproducentes y hacer que las “reformas” necesarias para aumentar la competitividad de los países del sur de Europa sean imposibles de implementar. La solución correcta habrá de combinar un grado razonable de contención salarial y tasas de inflación bajas (pero no negativas), junto con políticas microeconómicas que alienten el aumento de la productividad.

Además, es evidente que los países del norte de Europa pueden hacer algo para ayudar a cerrar más rápidamente la brecha de competitividad: estimular un aumento más rápido de sus propios salarios. De hecho, la insistencia de los funcionarios occidentales en persuadir a las autoridades chinas de que permitan una mayor apreciación de su moneda resulta sorprendente, considerando que el superávit de cuenta corriente de Alemania como porcentaje del PIB ya es mucho mayor que el de China.

Así pues, para revertir las grandes diferencias de costo laboral unitario que aparecieron durante la primera década de existencia del euro será necesario no solamente contener los salarios e implementar reformas que aumenten la productividad en los países del sur, sino también un mayor aumento salarial en el norte. Una simulación permite demostrar que si los salarios alemanes crecieran al 4% anual (en vez del 1,5% de la última década) y el crecimiento de la productividad en España se acelerara hasta el 2% anual (en ambos países estuvo cerca del 0,7%), en cinco años España podría revertir el diferencial de costo laboral unitario acumulado desde 2000 en relación con Alemania, con una tasa anual aproximada de aumento salarial en España del 1,7%.

Este supuesto no debería ser impracticable. Demandaría contención salarial en España, donde entre 2000 y 2010 los sueldos crecieron a un ritmo anual del 3,4%, y un esfuerzo decidido para acelerar el crecimiento de la productividad. Pero no requeriría reducción salarial ni una deflación de precios significativa: un crecimiento anual del 1,7% para los salarios y del 2% para la productividad serían compatibles con una inflación cercana a cero. En Alemania, el 0,7% histórico de aumento de la productividad y un crecimiento salarial del 4% serían compatibles con una inflación ligeramente superior al 3%.

En síntesis, se puede lograr un ajuste interno de la eurozona sin necesidad de una deflación importante en los países del sur, siempre que estos aumenten su productividad más rápido y que los países del norte los ayuden alentando un aumento salarial ligeramente más veloz que el actual. Estas medidas reducirían el superávit de cuenta corriente de los países del norte, pero incluso esta reducción debería ser bien recibida. Si el norte insiste en mantener la lentitud de crecimiento salarial del período 2000–2010, para lograr el ajuste interno serán necesarios niveles considerables de desempleo y deflación en el sur, algo más difícil e incluso políticamente imposible de lograr.  

Traducción: Esteban Flamini

Exit from comment view mode. Click to hide this space
Hide Comments Hide Comments Read Comments (2)

Please login or register to post a comment

  1. CommentedProcyon Mukherjee

    The faster wage growth in Germany, while it would augur well to bring down the gap in unit labor cost between the North and South, would impair Germany's competitiveness. The positive fallout would be the growth in the domestic sector and if investment and consumption could be balanced, this could attract movement of goods into Germany from the South as well, provided South could do the opposite. This prescription has one flaw that Germany cannot be the under-writer for drawing all the investment checks for mutual gains, while the losses would not be borne by any of the Southern States, or so it seems.

    Procyon Mukherjee

  2. CommentedZsolt Hermann

    I would disagree with the writer about the primary aspect of the crisis.
    The sovereign debt, banking crisis is just a symptom, like when one becomes feverish with a systematic disease.
    We can treat the fever but if we do not cure the main disease the fever will come back and the patient continues to get sicker and sicker.
    This is exactly what we see, all the stimulus, adjustment, so called solution is concentrated on the financial, banking sector, and after each micro recovery we find ourselves in deeper crisis than before.
    The real problem is the unsustainable nature of our constant growth, expansive socio-economic system, and that in a global, integral, totally interdependent network we still try individual, national, self calculating solutions instead of full integration and truly mutual planning and decision making.
    Unless we "stop for a minute" instead of running around like headless chickens, and start understanding our global system, with all of its conditions, and how natural, unbreakable laws dictate to us how to live in this network, we will exhaust all of our resources and will have no further opportunity to even hope for a better future.
    Despite already having all the necessary objective, factual, scientific information around us we still refuse to look, and in the meantime we are running out of time.

Featured