Friday, October 31, 2014
0

El proteccionismo cabalga de nuevo

Señalemos a los sospechosos habituales. En cualquier campaña para la elección presidencial en los Estados Unidos, podemos estar seguros de que irrumpirá el proteccionismo, como lo ha hecho, pero la nueva oscilación de los Estados Unidos hacia el proteccionismo comenzó hace mucho, con el arancel aplicado a los productos siderúrgicos por el Presidente George W. Bush en 2001.

Resultaba difícil de entender en qué cálculo subyacente se basaba el arancel impuesto por el gobierno de Bush a los productos siderúrgicos. La de adoptar ese arancel fue una decisión económica perjudicial: empobreció a los Estados Unidos. También fue un ejemplo de mercantilismo perjudicial: privó de más beneficios y puestos de trabajo sindicados a las industrias consumidoras de esos productos que los que brindó a las industrias siderúrgicas, pese a que las primeras estaban al menos tan bien organizadas y se hicieron oír en Washington tanto como las segundas.

Por último, el arancel fue también un ejemplo de mala diplomacia: ¿por qué habría de concertar nadie un acuerdo con un gobierno de los Estados Unidos que parece deseoso de demostrar que incumplirá sus compromisos a cambio de los más pequeños beneficios internos imaginados?

Lamentablemente, la nueva oscilación de los Estados Unidos hacia el proteccionismo no se limitó a eso. Continuó el año pasado, cuando el gobierno de Bush, al reconocer que carecía de políticas para fomentar el empleo, investigó si se podía culpar a la infravaloración del tipo de cambio en China por el cierre de fábricas en Ohio.

Así, pues, no es de extrañar que el Partido Demócrata haya tomado ahora el testigo del proteccionismo. El candidato que va en cabeza en pos de la selección para las elecciones presidenciales, John Kerry, dice que los "gerentes generales vendepatrias" traicionan a los Estados Unidos al subcontratar puestos de trabajo en el exterior. El competidor de Kerry que aún permanece, John Edwards, habla de que el abismo que lo separa de Kerry es amplio y profundo... porque este último es partidario del libre comercio.

En los tres últimos años ha habido menos avances en la liberación del comercio mundial de lo que casi cualquier partidario del libre comercio habría esperado. A no ser que se pueda parar la oscilación del péndulo en los Estados Unidos, el resto de este decenio será igualmente negativo.

Ni con la Unión Europea ni con el Japón se puede contar para lograr nada que no sea dejarse arrastrar pataleando y gritando hacia los acuerdos sobre liberalización del comercio. Sin una iniciativa dinámica de los Estados Unidos -lo que requiere un Ejecutivo y un Congreso en ese país que crean en el libre comercio- no habrá, sencillamente, liberalización del comercio y habrá más aranceles "de emergencia", contingentes "extraordinarios" y limitaciones "voluntarias" de las exportaciones.

Todas esas medidas tendrán repercusiones mínimas en los Estados Unidos, pero pueden causar innumerables desastres a los países de mercado en ascenso que exportan a ese país.

¿Se puede detener esa oscilación del péndulo? Aparte de un repentino e inmediato aumento intenso de la demanda interior en los Estados Unidos que llegue a ser un auge duradero, acompañado de una rápida creación de empleo, probablemente no se podrá. La reducción en los tres últimos años de la proporción de población en edad laboral con puestos de trabajo en los Estados Unidos ha sido la mayor, en términos porcentuales, desde la Gran Depresión.

Los trabajadores y votantes americanos están más deseosos de seguridad en el empleo y más dispuestos a atribuir cualquier causa a la inseguridad en el empleo, porque han visto el más profundo deterioro en las condiciones del mercado laboral que recuerde cualquiera que tenga menos de ochenta y cinco años de edad. Ese flojo mercado laboral está impulsando esa oscilación del péndulo proteccionista.

Así, pues, probablemente debamos reconocer que la opinión proteccionista seguirá siendo sólida, pero debemos buscar formas de reducir el tiempo dedicado al extremo proteccionista de este ciclo político y los daños con él causados. Hay dos argumentos y un cambio de orientación económica que podrían acelerar el regreso a la liberalización del comercio.

Los dos argumentos en pro del libre comercio son convincentes, pero por lo general no se los ha expuesto. El primer argumento deben adoptarlo los países que exportan a los Estados Unidos: deben hablar a los periodistas, políticos, votantes y trabajadores de los Estados Unidos de todos los puestos de trabajo americanos que no existirían sin sus exportaciones a ese país. Hay que contrapesar el miedo a que el aumento del comercio destruya puestos de trabajo y desbarate la economía americana con el miedo a que la reducción del comercio destruya puestos de trabajo y también desbarate la economía americana.

El segundo argumento deben adoptarlo quienes se preocupan por la seguridad nacional americana. En el siglo XXI va a haber una guerra constante contra el terrorismo. Una parte importante de dicha guerra consistirá en constituir una alianza duradera entre los enemigos del terrorismo. Un aumento del comercio mundial puede ser una parte importante del proceso de creación de dicha alianza.

Europa y el Japón deben llevar a cabo un cambio de orientación económica: de la deflación a la reflación. Un fuerte aumento de la demanda en el Japón y en Europa que produzca un nivel mayor de exportaciones americanas sería la fuerza más potente imaginable en pro de la liberalización del comercio.

Europa y el Japón llevan demasiado tiempo subordinando la aspiración al pleno empleo a otros fines, ya sea el de una inflación extraordinariamente baja (Europa) o el de evitar los costos de una economía de burbuja (el Japón). Convencer a los votantes americanos comunes y corrientes de que la liberalización del comercio es una fuerza positiva resultará más fácil cuando los Estados Unidos no sean la única locomotora que haga avanzar la demanda mundial y no el importador del mundo en último caso.

Hide Comments Hide Comments Read Comments (0)

Please login or register to post a comment

Featured