Tuesday, July 22, 2014
Exit from comment view mode. Click to hide this space
0

¿Cuán seguros son sus dólares?

CAMBRIDGE – Las autoridades chinas y los inversores privados en todo el mundo han venido expresando en voz alta su preocupación sobre si sus inversiones en dólares son seguras. Dado que el gobierno chino tiene una gran parte de sus 2 billones de dólares de divisas extranjeras en dólares estadounidenses, tiene buenos motivos para concentrarse en el valor futuro del billete verde. Y los inversores con tenencias menos voluminosas de dólares, que pueden pasar a otras monedas con mucha mayor facilidad que los chinos, tienen razón de preguntarse si deberían diversificarse en activos que no sean dólares -o incluso evitar el dólar por completo.

El miedo sobre el futuro del dólar es motivado por varias preocupaciones diferentes pero relacionadas. ¿El valor del dólar seguirá su tendencia bajista de largo plazo en relación a otras monedas? ¿El enorme incremento de la deuda gubernamental de Estados Unidos que se proyecta para la próxima década y después derivará en inflación o, incluso, en un incumplimiento de pago? ¿El crecimiento explosivo del excedente de reservas de los bancos comerciales dará lugar a una inflación galopante mientras la economía se recupera?

Sin embargo, si bien hay mucho de qué preocuparse, el resultado final es que estos temores son exagerados. Empecemos por el más factible de los desenlaces negativos: una caída del tipo de cambio en relación a otras monedas. Incluso después de la reciente recuperación del dólar en relación al euro, el valor del dólar ponderado según la balanza comercial hoy es 15% más bajo que hace diez años comparado con una canasta amplia de monedas importantes, y 30% más bajo que hace 25 años.

Si bien los ataques ocasionales de nerviosismo en los mercados financieros globales hacen que el dólar aumente, yo estimo que el dólar seguirá cayendo en relación al euro, el yen japonés y hasta el yuan chino. Esa caída en el tipo de cambio del dólar es necesaria para achicar el enorme déficit comercial que Estados Unidos tiene con el resto del mundo.

Consideremos qué significaría una caída del dólar en relación al yuan para los chinos. Si los chinos hoy tienen 1 billón de dólares en sus carteras oficiales, un incremento del 10% en el tipo de cambio yuan-dólar reduciría un 10% el valor del yuan de esas tenencias. Se trata de una gran pérdida contable, pero no cambia el valor de los productos norteamericanos ni de las inversiones en propiedades en Estados Unidos que los chinos podrían comprar con su billón de dólares.

Por supuesto que los chinos (o los sauditas o los indios u otros fuera de la zona del euro) deberían preocuparse por la caída del dólar en relación al euro. Después de todo, cuando esa caída se reanude, los dólares que tienen en su poder alcanzarán para comprar menos en los mercados europeos. Si bien es difícil decir cuál podría ser el descenso, no sorprendería ver una caída del 20% en los próximos años con respecto al nivel actual de aproximadamente 1,4 dólar por euro.

Pero el gran riesgo para cualquier inversor es la posibilidad de que la inflación prácticamente aniquile el valor de una moneda. Eso sucedió en una cantidad de países en los años 1970 y 1980. En México, por ejemplo, hacían falta 150 pesos en 1990 para comprar lo que se podía comprar con un peso en 1980.

Eso no va a suceder en Estados Unidos. Los grandes déficits presupuestarios han conducido a una inflación alta en países obligados a crear moneda para financiar esos déficits porque no pueden vender bonos del gobierno a largo plazo. Ese no es un riesgo para Estados Unidos. La tasa de inflación en realidad cayó en Estados Unidos durante principios de los años 1980, cuando Estados Unidos experimentó por última vez grandes déficits fiscales.  

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, y sus colegas están decididos a mantener baja la inflación mientras la economía se recupera. La Fed ha explicado que venderá el gran volumen de títulos hipotecarios que hoy figuran en su balance, absorbiendo liquidez en el proceso. También utilizará su nueva autoridad para pagar intereses sobre las reservas en manos de bancos comerciales en la Fed para impedir un préstamo excesivo. Se trata, obviamente, de una tarea formidable que tal vez tenga que cumplimentarse en un momento en el que el Congreso se opone al ajuste monetario.

De cara al futuro, los inversores pueden protegerse contra la inflación en Estados Unidos comprando Títulos del Tesoro Protegidos de la Inflación (TIPS por su sigla en inglés), que indexan los pagos de intereses y de capital para compensar el incremento en el nivel de precios. La pequeña diferencia actual entre la tasa de interés real sobre esos bonos (2,1% para bonos a 30 años) y la tasa de interés nominal sobre bonos del Tesoro a 30 años (hoy 4,6%) implica que el mercado sólo espera una inflación de alrededor de 2,5% en las tres próximas tres décadas.

De manera que la buena noticia es que las inversiones en dólares son seguras. Pero seguras no significa que sean las que ofrecen el retorno seguro más alto. Si es probable que el dólar caiga contra el euro en los próximos años, las inversiones en bonos denominados en euros emitidos por los gobiernos alemán o francés pueden ofrecer retornos seguros más altos. Aún si el dólar es perfectamente seguro, los inversores están bien asesorados si diversifican sus carteras.

Exit from comment view mode. Click to hide this space
Hide Comments Hide Comments Read Comments (0)

Please login or register to post a comment

Featured