2

Fukushima, prueba nuclear para Europa

MADRID – Vista desde Europa, la irracionalidad de la posición política y de los medios de comunicación sobre la energía nuclear ha aumentado y se ha intensificado, si acaso, en el año transcurrido desde la fusión de la central Daiichi de Fukushima, en Japón, y, sin embargo, una evaluación desapasionada del lugar que ocupa la energía nuclear en el mundo sigue siendo tan necesaria como ardua.

Los europeos no deberíamos pontificar sobre la política en materia de energía nuclear, como si nuestra opinión contara a escala mundial, pero lo hacemos. Por otra parte, Europa sí que tiene un cometido y la competencia consiguiente en el sector de la seguridad, en el que aún podemos promover un marco regulatorio e institucional internacional que discipline a los Estados y propicie una mayor transparencia en un área en el que los riesgos son mundiales, como la energía nuclear.