3

François Hollande se encuentra con el mundo

PARIS - Cuando un periodista preguntó a François Hollande, recién electo como próximo presidente de Francia, qué idioma hablaría cuando se reuniera con el presidente estadounidense Barack Obama por primera vez, su respuesta fue reveladora. "Hablo inglés con más fluidez que el presidente saliente", insistió el dirigente socialista, aludiendo a Nicolas Sarkozy. "¡Pero un presidente francés debe hablar francés!"

Al proclamar su dominio de la lingua franca mundial, Hollande quiso mostrarse como un estadista moderno, al tiempo que sugería que Francia seguirá siendo tan influyente como sea posible en la escena internacional. De hecho, lo que hacía era proclamar su compromiso con el internacionalismo y el multilateralismo. Para seguir siendo un país con mayor influencia diplomática de la que correspondería a su tamaño, a Francia le conviene funcionar a través de organizaciones internacionales en lugar de depender de las relaciones bilaterales.