0

La inestable situación de Europa

BERLÍN – Cada vez resulta más claro (incluso para los alemanes) que la crisis financiera puede significar la destrucción completa del proyecto de unificación europea, porque deja al desnudo las debilidades de la eurozona y de su armazón; debilidades que no son tanto financieras o económicas cuanto políticas.

El Tratado de Maastricht creó una unión monetaria, pero la unión política, que era un prerrequisito indispensable para el éxito de la moneda común, nunca se concretó. Y ahora el euro y los países que lo adoptaron sufren las consecuencias. En la actualidad, la eurozona se apoya sobre pilares inestables: es una confederación de estados que aspiran a tener una unión monetaria sin renunciar a la soberanía fiscal. Y en épocas de crisis, este esquema no puede funcionar.