0

No sigan a la Reserva Federal

La Reserva Federal de los Estados Unidos enfrenta un dilema, ya que necesita seguir elevando las tasas de interés de cara a una economía devastada por los huracanes. El hecho de que no lo hiciera con más anticipación constituye una potente lección para el Banco Central Europeo: después de un prolongado periodo de estabilidad monetaria a tasas de interés inusualmente bajas, esperar demasiado para elevar las tasas a niveles más normales y adecuados puede tener consecuencias peligrosas.

La Reserva comenzó tarde el proceso de normalización de las tasas de interés, y ahora está sufriendo las consecuencias. El BCE no debe cometer el mismo error, incluso si se tiene en mente que los dos bancos centrales funcionan en diferentes ambientes y con distintas limitaciones.