Monday, July 28, 2014
Exit from comment view mode. Click to hide this space
3

Los riesgos de crecimiento crecientes de China

BEIJING – Si las cosas siguen bien, para 2021 China superará a los Estados Unidos como la economía más grande del mundo, medido en dólares corrientes (y aun más rápido si hablamos en términos reales). Su ingreso per cápita llegará al mismo nivel que el del umbral más bajo de los países de altos ingresos. Sin embargo, a pesar de este impulso hacia adelante, la economía china se enfrentará a riesgos inminentes en la próxima década.

El riesgo inmediato es estancamiento continuo o recesión en Europa. En la pasada década, el crecimiento de las exportaciones representó aproximadamente una tercera parte del crecimiento económico global de China, y alrededor de una tercera parte de las exportaciones de este país fueron para la Unión Europea. Si continua deteriorándose la situación en Europa, el crecimiento de China estará afectado.

Un endurecimiento excesivo de las políticas macroeconómicas nacionales, en especial las que están destinadas al mercado inmobiliario, podría aumentar el riesgo de una desaceleración en un contexto en el que los precios de las viviendas ya están disminuyendo por toda China, debido a las medidas severas del gobierno. En efecto, la situación se parece mucho a la de la crisis financiera asiática de 1997. Varios años antes de que estallara dicha crisis, China había estado luchando contra la inflación y parecía tener las cosas bajo control. No obstante, la combinación de crisis y austeridad condenó a China a varios años de deflación y a un crecimiento considerablemente más lento.

Actualmente, mientras China se enfoca en el mediano plazo, el gobierno tiene que hacer frente a los problemas originados por su participación dominante en la economía. Un nuevo informe del Banco Mundial destaca la falta de reformas de las empresas estatales como el principal impedimento para el crecimiento económico del país. Sin embargo, ese es solo un síntoma de un problema más grave: el papel omnipresente del gobierno en los asuntos económicos.

Además de controlar directamente entre el 25% y 30% del PIB, el gobierno también se queda con una gran parte de los recursos financieros. En años recientes, más de una tercera parte de los créditos bancarios se han destinado a la infraestructura, construida principalmente por entidades gubernamentales. De hecho, como reconocimiento de su excesiva inversión en infraestructura, hace poco el gobierno abandonó varios proyectos que ya estaban en construcción de ferrocarriles de alta velocidad. No obstante, la excesiva inversión gubernamental es evidente en numerosos parques industriales y zonas de alta tecnología.

El frenesí de inversión de China recuerda a muchos el Japón de los años ochenta cuando las conexiones de ferrocarril de alta velocidad se extendieron a los lugares más remotos de ese país. A la fecha, la mayoría dependen de los subsidios gubernamentales. Si bien los subsidios pueden mejorar la calidad de vida de las personas en algunos aspectos, también pueden deteriorarla mediante una supresión del consumo interno.

La inversión en infraestructura inevitablemente se topará con la ley de rendimientos marginales decrecientes, pero el aumento del consumo no tiene límites. Así pues, reprimir el consumo asfixia el crecimiento futuro, y la participación del consumo de los hogares en el PIB ha disminuido del 67% a mediados de los 50% en años recientes; la mayoría de esa caída refleja distorsiones creadas por las políticas públicas.

Por naturaleza el gobierno chino está orientado hacia la producción. La ventaja es que eso ha ayudado a mantener tasas elevadas de crecimiento del PIB, pero las desventajas son igualmente pronunciadas. Una de las consecuencias negativas es el persistente aumento de la desigualdad del ingreso. El coeficiente de Gini de ingreso per cápita ya es de más de 50 (100 representa la desigualdad máxima), con lo que China se encuentra en el cuartil superior de desigualdad a nivel mundial.

Puede ser que el problema no sea la desigualdad en sí, sino sus consecuencias, una de las cuales es la bifurcación del capital humano. Los beneficios de la educación están aumentando en China, pero el acceso a ella se está dividiendo cada vez más en términos sociales y geográficos. Si bien la educación está mejorando en las zonas urbanas, los niños de las áreas rurales se enfrentan a una caída en la calidad de la educación porque los mejores maestros se van a las ciudades. Además, la educación resulta más cara para ellos que para las familias urbanas debido a las disparidades de ingresos entre las ciudades y el campo.

Como resultado, la mayoría de los niños de las zonas rurales entran al mercado laboral sin título universitario. De los 140 millones de trabajadores migrantes de China, el 80% tiene únicamente 9 años o menos de educación formal –mucho menos de lo que requieren los países del altos ingresos.

A pesar del aparente deseo de los funcionarios de reducir la desigualdad de los ingresos, el gobierno de China la está agravando – mediante, entre otras cosas, subsidios a los productores, condiciones más favorables para las industrias intensivas en capital y el mantenimiento de un sector financiero extremadamente ineficiente. No obstante, también hay señales prometedoras de crecimiento económico. El gobierno acaba de anunciar nuevas reglas para el registro de los lugares de residencia, conocidos como hukou. Salvo en las grandes ciudades, ahora las personas pueden elegir libremente su hukou tras tres años de residencia. Esto ayudará mucho a los migrantes pues garantizará un acceso igual a la educación para sus hijos.

Sin embargo, para cambiar completamente el comportamiento distorsionador del gobierno se necesitan cambios políticos más drásticos. La reforma del hukou es un buen principio puesto que fortalecerá los derechos políticos de los migrantes en las comunidades locales. Puesto que son tan numerosos, su participación política podría obligar a los gobiernos locales a prestar más atención a las necesidades de la gente común y corriente. Además, cabría esperar que si los gobiernos de bajo nivel comienzan a responder mejor, a la larga los de nivel superior lo hagan también. 

Exit from comment view mode. Click to hide this space
Hide Comments Hide Comments Read Comments (3)

Please login or register to post a comment

  1. CommentedJonathan Lam

    Gamesmith94134: China’s Growing Growth Risks
    Since the government also takes a lion’s share of financial resources that control 25-30% of GDP directly both internally and externally by creating its markets and productions; it is advisable as World Bank suggested adjusting the State-enterprising. It can be a hurdle for the next domestic policy to improvise its liabilities of socialism in form of the diminishing marginal return; and it is also a necessity to provide internal consumption to synchronize with global market system through the capitalistic competition both politically and financially. As much as the 30% export to Europe is subject to change due to the downturn of EU and others, increase of domestic consumption to substitute could be a tougher task if inflation must be under containment with lesser government intervention.
    In the accounts of instability and inequality from the regional growth, you have already mentioned of the labor force and its migration to the boom regions, so is the education for the newer generation. However, Mr. Wen cautioned the corruption that spread with the land occupation by abusive officials, and the struggles among the farmers and the government can be disruptive to forward growth if discontentment of the populace increases at a growing rate. Perhaps, in term of financial, there are more of repairs as I suggested to Andrew Sheng, President of the Fung Global Institute, Hong Kong, in the earlier readings. I saw more of the fraud cases in Hong Kong and China that took our attention like shell companies in China selling false claims like coal and metals. It certainly need better policing to the oversea activities. And, some other cases in Cayman Island like the state-enterprising went haywire with its shell companies. I am no suggesting the authority of China is fully responsible for the fraudsters, but defamation could make the situation worse if China is determined to establish itself to the global standard.
    There is another complaint of the debts to overseas sovereignties or companies can be a hazard to the debtors when China is attempting to build on Reminbi. I would wonder if we learn anything of the Greeks and Germen that something money really cannot buy or even sells itself in politics, like the EU debt crisis. Even the creditor like Mergel cannot have it her way regardless how much federation of Europe she promoted. It may cause distrust to the debtors and its people. Besides, I understand many investments overseas suffered dearly on the profitable return; instead, it infested corruptions and destructive results in the commodities markets if the local innovation cannot develop growth to the regions.
    Once, I mention to Justin Yifu Lin, Chief Economist and Senior Vice President for Development Economics at the World Bank, in his “Demystifying the Chinese economy”; ‘If you, as an economist, are thinking of being last over decades of continuing growth, you may consider ‘mediocrity makes the mainstream of all speed’; and then, China may not drift afar from its friends; and everyone would pay a little more patience to condone and benefit of the economic growth’. Perhaps, I would also say of the Zigzag that made the world goes around; sometimes, it needs to take a deeper breath than another, and perpetuity to growth is not an assumption; it is a formula to self-destruction.
    What if strength by appearance, and rotten within make China looks, it is meaningless in developing growth. Implosion and explosion are alike.
    May the Buddha bless you?

  2. CommentedProcyon Mukherjee

    The article must be read in the context that double digit growth for over a decade can never be sustainable, in fact what China has achieved thus far is commendable and with current focus shifting towards rights of migrant workers in the area of housing, more is in the offing. The article has struck a chord on the over-investments in infrastructure and about the current calling off of some of these projects. This has wide scale ramifications for the commodity prices, which have fallen short of support levels in absence of underlying demand, something that would be an added headwind than the more commonly known European whirlwind.

    Procyon Mukherjee

  3. CommentedMilo Jones

    We've been making similar points about the risks to China's growth for about a year.

    See both "Has China peaked? An exercise in forecasting using Neustadt and May’s History framework" and "China’s Present, the World’s Future, and the Pretense of Knowledge" at http://silberzahnjones.com/tag/china/

Featured