0

Ganándole a la adicción de la guerra contra las drogas

BUENOS AIRES – En enero, el presidente estadounidense, Barack Obama, nombró al teniente general del Cuerpo de Marines John F. Kelly para dirigir el Comando Sur de Estados Unidos. Con base en Miami, Florida, el Comando Sur dirige operaciones militares en toda América Latina y el Caribe, y es el "guerrero contra las drogas" fundamental de Estados Unidos en la región. El interrogante clave entre todos los líderes civiles y militares del área es si el cambio de comandantes traerá consigo un cambio en el diseño y manejo del tema del tema de narcóticos.

La primera prioridad del Comando Sur es combatir el narcotráfico desde los Andes hasta el Río Grande. Con el final de la Guerra Fría, la lucha contra el comunismo dejó de ser el principal objetivo de las fuerzas armadas de Estado Unidos; el Comando Sur se concentró cada vez más en iniciativas coercitivas de lucha contra las drogas, y los fondos para librar esa batalla fueron abundantes. Pero el cambio de comandantes es una oportunidad para que Estados Unidos revise, de una vez por todas, su doctrina regional a fin de ocuparse de otras necesidades de seguridad apremiantes.