Tuesday, October 21, 2014
5

La libreta de calificaciones de Río

NUEVA YORK - Una de las más importantes revistas científicas del mundo, Nature, acaba de dar a conocer, a pocos días de realizarse la próxima Cumbre sobre Desarrollo Sostenible Río+20, una libreta de calificaciones sobre la implementación de los tres grandes tratados firmados en 1992 en la primera Cumbre de la Tierra de Río. Las calificaciones fueron las siguientes: Cambio climático - Reprobado, Diversidad biológica - Reprobado y Lucha contra la desertificación - Reprobado. ¿Puede todavía la humanidad evitar salir expulsada de clases?

Durante al menos una generación hemos sabido que el mundo necesita un cambio de rumbo. En lugar de alimentar la economía mundial con combustibles fósiles, tenemos que estimular un uso mucho mayor de alternativas bajas en carbono, como las energías eólica, solar y geotérmica. En lugar de cazar, pescar y talar sin tener en cuenta el impacto sobre otras especies, debemos adaptar el ritmo de nuestra producción agrícola, pesquera y forestal a las capacidades del medio ambiente. En lugar de dejar a los más vulnerables del mundo sin acceso a planificación familiar, educación y atención básica de salud, tenemos que acabar con la pobreza extrema y reducir las altas tasas de fecundidad que persisten en las zonas más pobres del planeta.

En resumen, tenemos que reconocer que con siete mil millones de personas hoy en día, y nueve mil millones a mediados de siglo, todas interconectadas en una economía global que hace un uso intensivo de la energía y las altas tecnologías, nuestra capacidad colectiva para destruir los sistemas del planeta que dan sustento a la vida ha alcanzado niveles sin precedentes. Sin embargo, por lo general las consecuencias de nuestras acciones individuales están tan lejos de nuestra conciencia diaria que podemos ir derecho al precipicio sin ni siquiera darnos cuenta.

Cuando encendemos nuestros ordenadores y luces, no somos conscientes de las emisiones de carbono resultantes. Cuando comemos nuestras comidas, no somos conscientes de la deforestación producida por la agricultura no sostenible. Y cuando miles de millones de nuestras acciones se combinan para generar hambrunas e inundaciones, afectando a los más pobres en países propensos a las sequías como Mali y Kenia, pocos de nosotros tenemos la más vaga noción de las peligrosas trampas de la interconexión global.

Hace veinte años el mundo intentó hacer frente a estas realidades a través de tratados y el derecho internacional. Los acuerdos que surgieron en 1992 en la primera Cumbre de Río eran buenos: completos, con visión de futuro y espíritu público, y centrados en las prioridades mundiales. Y, sin embargo, no han sido capaces de salvarnos.

Permanecieron en las sombras de nuestras políticas cotidianas, nuestra imaginación y los ciclos de los medios de comunicación. Año tras año los diplomáticos partían a conferencias para ponerlos en práctica, pero los principales resultados fueron la negligencia, el retraso y rencillas sobre minucias legales. Veinte años después, apenas podemos mostrar tres bajas calificaciones.

¿Hay una manera diferente de hacerlo? El camino del derecho internacional involucra a abogados y diplomáticos, pero no a los ingenieros, científicos y líderes comunitarios que se encuentran en la primera línea del desarrollo sostenible. Está plagado de arcanos técnicos sobre la vigilancia, las obligaciones vinculantes, los países del anexo I y los que no pertenecen a ese grupo, y miles de otros legalismos, pero no ha logrado darnos el lenguaje para hablar sobre nuestra propia supervivencia.

Tenemos miles de documentos, pero no podemos hablarnos con claridad los unos a los otros. ¿Queremos salvarnos a nosotros mismos y a nuestros hijos? ¿Por qué no lo dijimos en su momento?

En Rio+20 tendremos que decirlo con claridad, con decisión y de un modo que conduzca a una actitud resolutiva y activa, en lugar de llevarnos a disputas y ponernos a la defensiva. Dado que los políticos siguen a la opinión pública en lugar de guiarla, debe ser el público quien exija su propia supervivencia, no funcionarios electos que de alguna manera se supone que nos salvarán a pesar de nosotros mismos. Hay pocos héroes en política; esperar a que los políticos lo sean implicaría esperar demasiado.

Por lo tanto, el resultado más importante de Río no ha de ser un nuevo tratado, cláusula vinculante o compromiso político. Tiene que ser un llamamiento mundial a la acción. En todo el mundo se eleva el grito que pide que el desarrollo sostenible se ponga al centro del pensamiento y la acción globales, especialmente para ayudar a los jóvenes a resolver el triple desafío (bienestar económico, sostenibilidad ambiental e inclusión social) que definirá su época. Río+20 puede ayudar a que lo hagan.

En lugar de un nuevo tratado en Río +20, adoptemos un conjunto de Objetivos de Desarrollo Sostenible, u ODS, que inspiren la acción de una generación. Así como los Objetivos de Desarrollo del Milenio nos abrieron los ojos a la pobreza extrema y promovieron una acción global sin precedentes para combatir el SIDA, la tuberculosis y la malaria, los ODS pueden abrir los ojos de la juventud de hoy al cambio climático, la pérdida de biodiversidad y los desastres de la desertificación. Todavía podemos cumplir los tres tratados de Río si ponemos a personas a la vanguardia de las iniciativas.

Los ODS para poner fin a la pobreza extrema, descarbonizar el sistema energético, aminorar el crecimiento demográfico, promover el suministro sostenible de alimentos, proteger los océanos, los bosques y las tierras secas, y corregir las desigualdades de nuestro tiempo pueden impulsar la solución de problemas equivalentes a toda una generación. Los ingenieros y expertos tecnológicos de Silicon Valley, São Paulo, Bangalore y Shanghai tienen en sus mangas ideas que pueden salvar el mundo.

Las universidades de todo el mundo albergan legiones de estudiantes y académicos dispuestos a solucionar problemas prácticos en sus comunidades y países. Las empresas, al menos las buenas, saben que no pueden prosperar y motivar a sus trabajadores y consumidores a menos que sean parte de la solución.

El mundo está listo para actuar. Río+20 puede ayudar a desatar toda una generación de acciones. Todavía hay tiempo, aunque por los mínimos, para enmendar las malas calificaciones y aprobar el examen final de la humanidad.

Traducido del inglés por David Meléndez Tormen

Hide Comments Hide Comments Read Comments (5)

Please login or register to post a comment

  1. CommentedKariuki Kiragu

    Having groped my way into the triple-bottom line world in the last 10 years, I find that, to the economic, environmental and social pillars, a spiritual one should be added.
    It comes with the currencies of goodwill, appreciation and inner peace so necessary to harmonizing the other 3 pillars.
    Working in the slums and among the poor in Nairobi, the feeling has been the need to first engender trust and a sense of responsibility to the larger community, say, Africa. Thus, discourse invariably commences on an ideological plane, inherently spiritual.
    The bank yonder is misty, the river is wide, silent…let’s make the leaps of faith, from one stepping stone to another.

  2. CommentedTom McGivan

    I sense that the important point to take from this is the idea of technology at the forefront of responding to climate change. Politicians from both developed and developing countries have worked tirelessly to implement treaties, policies and other forms of motivation but the reality is that we have not done enough. The role of politics should now be to provide real economic incentives for investment in change, given the way our society functions, genuine economic reform trumps a motivational speech every time.

  3. Commentedjallo jallo

    The reality is that anything that would resemble sustainable development is not going to be called for public opinion either, and thisis where Prof. Sachs expectations are doomed to be unfulfilled. And why is that? Because achieving anything that would remotely resemble sustainable development would imply making hard choices, and giving up things that most people in the West value, (or they think thatbthey value) namely individualism and freedom of choice (as consumers), materialism and opulent lifestyles, environmentally insensitive technologies that make our life easier, high expectations of comfort, etc. Anything different to these would be greenwahing. What we need to make people understand is that these priviledges have been achieved as a result of centuries of unsustainable economic growth and they will dissapear anyway as ecological limits to growth

  4. Commentedjames durante

    There are two fundamental barriers to the kind of "course correction" Sachs is talking about: capitalism and the nation state. Look at almost all the articles on this site: the mantra is growth. It is difficult to imagine that in the real political world there will be any real aspirations for the goals Sachs mentions. Each one is contradicted by individual and national interests, at least in the broad context of the twin pillars of modernity. Consider the current presidential election in the US. As far as I can tell neither candidate will have any interest or motivation in discussing Sachs' worthy goals.

    The precipice is here. Look over the edge.

  5. CommentedFrank O'Callaghan

    Professor Sachs is a breath of fresh air. He does not deny the problems or lessen their daunting scale. Yet he suggests that Humanity can deal with the threat off global climate change. I am not sure that I agree with him. We can certainly influence the rate of change and perhaps the nature of that change, e.g. in anti-desertification and reforestation schemes.

    I hope that he is right. It is probably right to hope. It may even have an effect on the outcomes by improving motivations of the actors. My fear is that we have passed a tipping point and that the juggernaut of climate change is in irrevocable motion.

Featured