2

Otra forma de devaluación para el sur de Europa

CAMBRIDGE – Es probable que este año sea una prueba de fuego para el euro. La supervivencia de la eurozona exige encontrar una solución creíble a su prolongada crisis de deuda soberana, y esto a su vez requiere resolver los dos desequilibrios macroeconómicos (el externo y el fiscal) que están en el corazón de esta crisis.

La crisis dejó al desnudo las amplias diferencias de competitividad que han aparecido dentro de la eurozona. Entre 1996 y 2010, el costo laboral unitario creció solamente un 8% en Alemania y un 13% en Francia, contra un 24% en Portugal, 35% en España, 37% en Italia y un descomunal 59% en Grecia. Esto dio por resultado grandes desequilibrios comerciales entre los países de la eurozona, problema que se agrava por la existencia de abultados déficit fiscales y altos niveles de deuda pública en los países del sur de Europa (y Francia), deuda que en buena medida está en poder de acreedores extranjeros.